El tratamiento de la fibromialgia

Los pilares del tratamiento en la fibromialgia

Los tres pilares importantes: el dolor, el sueño y las emociones.

El tratamiento de la fibromialgia requiere del abordaje de tres pilares importantes: el dolor, el sueño y las emociones. Los tres son imprescindibles para mejorar el dolor y el sufrimiento que se produce en esta enfermedad.

Los dos primeros requieren de la buena valoración por parte de un profesional, pero la afectación emocional necesita una implicación imprescindible por el/la paciente. Es la persona con fibromialgia la única que tiene la clave para su mejoría pues es la que conoce su vida, sus momentos difíciles y su interior, es decir, lo que han supuesto esos momentos traumáticos en ella misma por estar en uno u otra situación vital: una edad complicada, un momento de cambio, un trauma previo… cualquier trance doloroso que sólo uno conoce y quizá nunca ha analizado o verbalizado. 

Es que siempre me hablan de ánimo

Es por eso que cuando hablamos de fibromialgia, los profesionales siempre nombramos el estado emocional de la persona, no sólo porque está relacionado en el inicio de la enfermedad, sino porque además el dolor que aparece también afecta a la vida de la persona enferma cambiándole su rutina y generándole un perjuicio que casi siempre le provoca un estado de ánimo deprimido cerrando así el círculo: dolor físico—desánimo—peor percepción de dolor—desánimo—más dolor…

La comprensión mutua

No entiendo que un profesional cuando atiende a un paciente con fibromialgia lo haga con un tono despectivo, pero tampoco entiendo que cuando hablamos de la esfera emocional, el/la paciente se lo tome como una amenaza o un calificativo de enfermo/a mental. Es en ese momento de la relación médico-paciente donde aparece el acercamiento o el primer obstáculo para comenzar el tratamiento y por tanto la mejoría.

El profesional debe ayudar con la compasión hacia el paciente y la comprensión de su dolor, y el/la paciente debe aceptar que hay siempre un daño emocional que empieza antes y empeora durante el dolor físico. Los dos tienen que buscar un punto de encuentro, de conexión y de trabajo. Cuando un/a paciente se siente comprendido/a tenemos parte del camino recorrido, gran parte.

La clave está en tí

No te olvides: la clave para tu mejoría está dentro de ti. Lee, aprende a conocerte, trabaja tu interior o busca un profesional que realmente te entienda y conectéis mutuamente. Seguro que te ayudará a encontrar tu camino hacia la mejoría de tu vida. 

Deja un comentario

Call Now Button