Fibromialgia: síntomas de un síndrome incomprendido

El estigma social de sufrir fibromialgia

La fibromialgia es frecuente. Se estima que la padece entre el 1 y el 4% de la población, sobre todo mujeres.

En España se calcula que hay unas 800.000 personas con fibromialgia.

El principal problema de la fibromialgia es que no tiene una causa conocida. Y eso hace que caiga en tierra de nadie. Pese a que está reconocida por la Organización Mundial de la Salud como patología, no hay una especialidad médica que se haga cargo de ella.

La fibromialgia es un síndrome, es decir, un conjunto de síntomas. De estos síntomas, el más importante y característico es el dolor generalizado: “me duele todo el cuerpo”.

A este dolor crónico generalizado hay que sumarle la penosa travesía por el desierto que debes recorrer si tienes fibromialgia:

Es habitual que te haya tocado pasar por varios especialistas hasta que por fin te han sabido decir lo que tienes. Y es probable que hayas tenido que seguir tu periplo (o que estés todavía atravesándolo) hasta dar con un profesional que te atienda como te mereces y te ayude a encontrar un tratamiento que mejore tu calidad de vida.

A todo esto hay que sumarle el estigma social que acompaña a las enfermedades de dolor crónico. El hecho de que no tenga una causa conocida que provoque el dolor hace que muchos la perciban como una falsa enfermedad. Al dolor crónico se le suma el sufrimiento de tener una enfermedad que muy pocos comprenden.

El estigma social de la fibromialgia y el dolor crónico

Si tienes dolor y fatiga crónicos, las personas a veces van a juzgarte por ello. Parece que nuestra sociedad NO conecta con el dolor.

Según el mayor estudio  realizado en Europa en dolor, los enfermos de dolor crónico no se sienten comprendidos por la sociedad. Casi 2 de cada 3 encuestados (62%) consideran que en su entorno hay una falta de concienciación sobre su enfermedad. 1 de cada 2 entrevistados (47%) además cree que el resto de la gente duda de la existencia real de su dolor.

Estas cifras son realmente alarmantes.

Las personas con fibromialgia u otras condiciones de dolor crónico a menudo se encuentran atrapadas en un limbo:

Si te tomas un descanso o te ves obligada a echarte un rato porque el dolor no te deja seguir, habrá quien piense que ya estás otra vez con el cuento.

Si alguien te pilla llorando debido a tu dolor crónico, algunos se impacientarán y pensarán que lloras demasiado.

Si no puedes trabajar debido al dolor, no faltará quien se pregunte si estarás fingiendo o escaqueándote.

Si visitas al médico, seguramente habrá alguien que te pregunte: «¿Vas al médico, otra vez?»

Incluso si te ven tomando medicamentos, pueden llegar a acusarte de tener tendencia a consumir tranquilizantes o analgésicos como si no pudieras vivir sin ellos.

Cualquiera de estas reacciones revela un juicio de valor ante cómo una persona está enfrentando el dolor crónico. Estos juicios de desaprobación propagan el estigma de vivir con fibromialgia y dolor crónico.

Estos juicios suelen ocurrir ante la incredulidad de que alguien pueda sufrir la cantidad de dolor descrita. Quienes dudan de ello, suelen poner en tela de juicio la legitimidad de descansar, dormir la siesta, llorar, tomar medicamentos, no poder trabajar o ver a un médico para seguir buscando una solución. A veces no creen que tú eres la primera interesada en encontrarte mejor y hacer una vida “como los demás”.

Cuando te critican y cuestionan en tu trabajo, tu entorno familiar o entre tus amistades,  cuando estás expuesta a esta actitud crítica, puede llegar a afectarte personalmente.

En otras palabras: si tu entorno estigmatiza a la fibromialgia, puedes llegar a sufrir una estigmatización personal.

Esta estigmatización de las personas con condiciones de dolor crónico puede afectar negativamente las interacciones con la pareja y miembros de la familia, amigos y vecinos, supervisores, empleadores y proveedores de atención médica.

De hecho, se ha demostrado que el dolor crónico también se asocia a enfermedades psicológicas como ansiedad o depresión, e incluso intentos de suicidio. En España, los estudios realizados han mostrado que el 47 % de los pacientes con dolor crónico sufren un cuadro depresivo asociado y el 50 % trastornos del sueño.

No es visible pero es real

La invisibilidad es uno de los problemas más insidiosos del dolor crónico.

En una puntuación de 1 a 10 sobre el impacto del dolor crónico en las actividades diarias, los pacientes españoles con dolor crónico encuestados en este estudio dieron una puntuación promedio de 6,3.

Además, algo más de 1 de cada 3 encuestados (el 36%) considera que su enfermedad tiene un impacto negativo en su relación con familiares y amigos. 1 de cada 4 encuestados (27%) afirma que el dolor les hace sentirse socialmente aislados.

En 2010 la Asociación Americana de Osteopatía hizo una encuesta a 400 adultos con fibromialgia. El 59% de los encuestados confesó que retrasó el diagnóstico o el tratamiento por temor a que las personas pensaran que se quejaban o fingían síntomas. El 39% no creía que le fueran a tomar en serio.

Las entrevistas a pacientes en una clínica de dolor revelan que muchos piensan que todo sería mucho más fácil si les faltara una pierna, tuvieran cáncer, un marcapasos o algo tangible con lo que otros puedan relacionarse. Debido a que los demás no pueden ver el dolor crónico, es difícil para ellos aceptar a quienes lo experimentan, lo que deja a las personas con dolores crónicos en un limbo perpetuo.

En promedio, una paciente suele experimentar síntomas de fibromialgia durante tres años y ver al menos a tres médicos diferentes antes de recibir un diagnóstico preciso.

Un síndrome en el limbo médico

La fibromialgia es una enfermedad de dolor crónico, rigidez muscular, fatiga y confusión mental que no tiene una explicación clara. A menudo va acompañada de enfermedades como el síndrome de intestino irritable, migrañas y trastornos del estado de ánimo.

Hoy no se conoce qué causa la fibromialgia.

Hay líneas de investigación que apuntan a un origen físico de la enfermedad. Otros investigadores afirman que hay un factor psicológico o social. Se han dado casos de fibromialgia que han comenzado después de una infección originada por una bacteria o un virus. Otros casos se han producido tras un accidente de automóvil e incluso tras una pérdida vital importante como una separación. También hay casos donde la fibromialgia aparece después de otra enfermedad como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso.

Los últimos estudios que parece que arrojan algo de luz, apuntan hacia la Hipersensibilidad Central. Consiste en una alteración en los receptores del dolor que hace que sean más sensibles al estímulo doloroso. Es decir, se activan con más facilidad y transmiten una señal más intensa que el dolor inicialmente percibido. Así, la persona en la que se desarrolla esta hipersensibilidad, tiene más dolor ante estímulos menores que antes de que apareciera la fibromialgia.

¿Y cual es el origen de esa hipersensibilidad central? Pues es difícil saber si hay uno o muchos orígenes. Lo que sí se conoce es que el haber pasado situaciones traumáticas o dolorosas previamente puede desencadenar esa alteración en los receptores del dolor.  

Y por si fuera poco, no está sólo el dolor. A menudo viene con un compañero de viaje que agrava la situación: el sufrimiento.

El dolor conlleva un sufrimiento, y su impacto es más difícil de medir porque es algo subjetivo que cada persona lleva de una manera. Tu sufrimiento va a depender mucho de cómo afrontas el dolor de tu enfermedad y del apoyo que recibes de las personas de su entorno.

¿Y quién puede ayudar en esto?, ¿hay algún médico que me pueda ayudar? No es fácil encontrarlo, pero los hay.

Para empezar tiene que dar con el diagnóstico. A menudo no se diagnostica cuando debería y, aún más a menudo, se diagnostica cuando no debería. Esto es porque no hay ninguna especialidad médica especializada en ello.

Los reumatólogos “ya tienen bastante con lo suyo”

La fibromialgia a menudo se asemeja a las etapas tempranas de las enfermedades reumatológicas como el lupus o la espondilitis anquilosante. De hecho, la fibromialgia puede coexistir con ellos. Y así, los pacientes con fibromialgia a menudo terminan siendo referidos a reumatólogos… y luego muchos pacientes y reumatólogos terminan frustrados y desconcertados los unos con los otros.

La reumatología es la especialidad médica dedicada a la artritis, particularmente las artritis inflamatorias (enfermedades autoinmunes). Los reumatólogos están muy enfocados en estos problemas porque son muy serios y complicados. De hecho, muchos de ellos se especializan en solo una de estas enfermedades autoinmunes.

En general, no es justo ni razonable esperar que los reumatólogos “adopten” a la fibromialgia. Los únicos reumatólogos que lo hacen son los que se interesaron y se esforzaron por estudiarla. Pero son una excepción.

Para que te hagas una idea de cómo está el panorama, en Canadá, la organización profesional que les representa les ha dicho a los reumatólogos que la fibromialgia está fuera de su ámbito de práctica. ¡Técnicamente no están autorizados a ayudar a los pacientes con fibromialgia!

Los neurólogos tampoco dan con la clave

La neurología es la otra gran especialidad médica que atrae a los casos de fibromialgia. Los neurólogos se ocupan de muchas afecciones graves, pero suelen poner el foco en las que comprenden mejor.

Aunque muchos de ellos se especializan en una enfermedad (esclerosis múltiple) o en una clase de problemas neurológicos relacionados con los trastornos del movimiento, recurrir a ellos para un caso de fibromialgia es como pedirle a un entrenador profesional de fútbol que se encargue de dirigir a un equipo de voleibol.

Eso sí, los hay que se interesan profesionalmente por la fibromialgia y tratan de ayudar a entender por qué se producen sus síntomas.

Otras especialidades médicas relevantes

En todos los casos, existe la posibilidad de una buena ayuda si el profesional individual está interesado en la fibromialgia.

Pero no hay ninguna especialidad que claramente se preste a eso.

Simplemente no hay “médicos de la fibromialgia”.

Estas son las posibilidades más cercanas, después de la reumatología y la neurología:

Traumatólogos, que generalmente se centran en reparaciones quirúrgicas de problemas biomecánicos y medicina deportiva. En su mayoría no los considero una buena opción para los pacientes con fibromialgia.

La medicina física y la rehabilitación es una de las especialidades médicas más nuevas. Puesto que se ha demostrado que el ejercicio físico puede ayudar a la mejoría de pacientes con fibromialgia, los médicos rehabilitadores pueden jugar un papel importante en el correcto pautado de actividad física.

Los psiquiatras y los psicólogos son potencialmente útiles no porque la fibromialgia sea una enfermedad mental donde «todo está en tu cabeza», sino para ayudar a descartar (o tratar) los síntomas causados ​​por la ansiedad y la depresión que a veces van asociados.

Los terapeutas de masaje tienen pocas esperanzas de alterar la progresión de la fibromialgia, pero pueden ofrecer algo que casi ningún otro profesional puede: un alivio temporal pero significativo de los síntomas, y alivio del sistema nervioso. El alivio del sistema nervioso puede ser más valioso de lo que parece, más que la relajación, en la medida en que una experiencia sensorial muy agradable puede reducir la sensibilización.

Los especialistas en dolor suelen ser anestesistas. A menudo trabajan en clínicas o programas de dolor multidisciplinarios. Esta puede ser una buena ruta para los pacientes con fibromialgia. Pero, de nuevo, hay que tener cuidado con el profesional y asegurarse de que no vea a la fibromialgia como un ciudadano de segunda clase, porque prefiere atender casos de otras enfermedades más abiertamente graves y con menos mala prensa.

Y tú, ¿también has sufrido el estigma de la fibromialgia?

El futuro con respecto al tratamiento de la fibromialgia es esperanzador. Las investigaciones avanzan con rapidez y cada día se tiene mejor conocimiento de la enfermedad.

Pero todavía queda mucho camino hasta que se entienda bien qué causa la fibromialgia.

Así que te propongo que combatamos juntas el estigma social de tener fibromialgia.

Porque ya tienes bastante dolor con la fibromialgia. Porque no es justo tener que sumarle el sufrimiento personal que produce tener una enfermedad que no se entiende.

Por eso quiero que lo hagas desde aquí, compartiendo tu propia experiencia. Cuéntame cuándo ha sido la última vez que te han criticado o cuestionario por tener fibromialgia.

Comparte tu experiencia aquí y convirtamos juntas este rincón de la web en un bastión donde reivindicar la dignidad de las mujeres con fibromialgia y dolor crónico.

33 comentarios en “Fibromialgia: síntomas de un síndrome incomprendido”

  1. Buenas noches, ante todo Carmen, darte las gracias por la implicación y dedicación que demuestras con el estudio e investigación sobre la fibromialgia. Gracias por tu empatía y comprensión, describes las cosas tal y como las sentimos y eso ya es mucho. Me parece super interesante todo lo que voy leyendo y me siento tan identificada…. Yo pertenezco a la asociación de fibromialgia de Huelva, Fibronuba, y cuento con una Psicóloga que colabora con nosotras y a mi también de forma particular. Y aunque aconsejo a todas las mujeres que padecen esta enfermedad que se asocien, que ayuda a no sentirte que estás sola, la realidad es que cuando sales de ese entorno y vuelves a tu trabajo y a tu vida, sientes esa incomprensión y frustración. Gracias por tu ayuda, un abrazo

    • Gracias a tí, Manuela por tus palabras. Llevo años ayudando a pacientes con dolor y sé lo que se siente. Espero que te sirva la información y si necesitas algo, pues le dedicamos tiempo a esto en consulta. Lo importante es mejorar, y se puede!. Un fuerte abrazo

  2. Los dolores son terribles y las 24 horas, trató de no decir o sea de no quejarme xq hasta mis hijos me han abandonado. Es muy triste, solo Dios es mi gran apoyo y mi marido q hace lo q puede y siempre está. Hace unos meses dejé todos los remedios xq había engordado tanto q me sentía peor, ahora gracias a Dios he adelgazado 15 kilos y espero seguir así, xq me levanta bastante el ánimo. Y me siento igual q cuando tomaba tantos remedios. Aparte tengo tiroides, 4hernias lumbares, q los tratamientos son agotadores.

    • Me alegro que te encuentres mejor, pero tienes que seguir trabajando en ese camino. No te sientas abandonada porque no lo estás. Tienes que creer en tí misma. Un saludo María Inés

  3. Gracias Carmen. Me acabo de unir y es reconfortante leerte.
    Tengo 40 años y llevo sin dormir más de 4 horas seguidas no me acuerdo desde cuando, el dolor me despierta y se queda conmigo todo el día. A veces necesito ayuda incluso para salir de la cama porque me quedo boca arriba y no puedo incorporarme.
    Trabajo de 8 a 9 horas de lunes a viernes, tengo responsabilidades familiares, y vuelvo a casa cada noche agotada, ‘muerta’ de dolor, hinchada como un globo, con ganas únicamente de taparme la cabeza, de no oír a nadie, de descansar … Lo intento, pero vuelve a despertarme el dolor y volvemos a empezar…
    ¿Criticarme? Por ahora no que yo sepa. Pero a veces no entienden mi frustración, mi impotencia, mi mal humor, mis ganas de nada… Intento ser positiva pero estoy cansada.
    Un abrazo

    • Hola Vanesa. Me alegra saber que te ayudan mis textos, aunque me entristece leer te palabra. Es muy duro lo que cuentas y hay que mejorar esa situación. Habría que valorar inicialmente los tratamientos. Tienes muy afectado el ánimo (como es natural) y es necesario que te encuentres mejor. Por otro lado ver que intentas ser positiva, demuestra que tienes esperanza y desde ese rayito de luz podemos empezar a construir tu mejoría. Un afectuoso saludo

  4. Hola
    Hace unas semanas fui diagnosticada de FIBROMIALGIA es la hora y aún trato de asimilarlo porque no lo creo, no lo acepto.. Todos los días leo busco sobre esta patología para saber si fui bien diagnosticada pero evidentemente SI.

    No sé qué pensar, pero tampoco me encuentro deprimida.. Solamente imagino que apenas la estoy iniciando y no sé si con la medicación que me recetó el reumatólogo no llegue a tener más avance hasta el punto de quedar en una cama

    Muchas gracias!

    • Hola Jessica. Tienes la suerte de¡ tener información. Hoy en día, los pacientes pueden informarse mejor y contactar entre ellos. eso es una gran ventaja !. Por otro lado, cuanto antes entiendas lo que te ocurre y empieces a gestionar tu dolor y tus sentimientos, antes mejorarás. Espero que te sirva la documentación y si crees que lo necesitas, nos veamos en la consulta. Un saludo

  5. La verdad….es tan difícil vivir con esto! Es frustrante, menoscaba como persona, como madre, esposa, hija, amiga. Yo siento que estoy en un punto muerto. Me ha costado tanto, tanto, tanto lograr que mi entorno ( sobre todo mi esposo), logren siquiera leer al respecto para q puedan aceptar que esto es mucho más allá de “no tener ganas de..” Hoy en día ya ni hago saber mi sentir diario; no me quejo , sólo me aparto, me aíslo, me acuesto en la cama y trato de respirar hasta q me calma un poco la crisis. Hay otros días en los que ni puedo levantarme, no puedo caminar, y hasta estar acostada es insoportable. Hay días en los que no puedo levantarme para ir a trabajar. La única forma de sentir alivio es no sentir nada y eso lo hago tomando una pastilla para dormir y media Pregabalina de 150mgs. Siento que estoy ya en un círculo vicioso del cuál no veo salida.
    Me da miedo, impotencia, pensar y sentir querer hacer algo pero que hay otra cosa que te frena, una pared inmensa que te tapa lo que realmente quieres ver o hacer y, es ahí cuando surge la frustración y la sensación de que es mejor no seguir estando para no molestar al resto. Realmente es complicado , ya no tengo vida social, me aislé, pero es triste sentir como quienes antes estaban ya no lo están. Sentirte mal y no tener quien te tienda la mano o tan siquiera esté a tu lado acompañándote , es muy triste. A pesar de saber mi condición no van más allá de eso. Por estas razones me siento que es mejor no estar para no estorbar ; esas dudas me aquejan cada día; sobre todo cuando se exacerban los síntomas .
    Hasta ahora este blog y tu ayuda es lo mejor que he encontrado durante años de búsqueda de una red de apoyo. Gracias por estar.
    Cariños y ánimo a todas

    • Madre mía, qué duro lo que cuentas Rossana! Me alegro mucho de que te sirvan mis textos, pero tienes que iniciar otro tipo de ayuda. Tienes una afectación global de tu vida y eso hay que modificarlo. Y te aseguro que se puede.
      Si quieres, pide cita en la consulta en el número 644780517. Si puedes venir personalmente genial, pero si no es así, nos vemos por «la pantalla». Lo importante es empezar a resolver tu vida. Verás cómo te va a cambiar.
      Cuando quieras, me tienes a tu disposición. Un saludo

  6. Gracias por dedicar tiempo a esta enfermedad tan cruel e inentendible por muchos, yo llevo lidiando con ella desde el año 1996 todo era sobrellevable desde el año 2014 es insoportable esto es todos los síntomas y diarios que desesperación

    • Gracias por escribir, Estrella.
      Hay solución para mejorar, ese es el mensaje que pretendo transmitir.
      Hay que entender qué es lo que te está ocurriendo y buscar la ayuda para encarrilar el camino.
      Un saludo

  7. Hola, Carmen y compañeras.
    Mi nombre es Pilar y, aunque tengo fibromialgia, me considero afortunada, sobre todo en comparación con muchas de vosotras. Es cierto que tengo «rachas» con dolor, pero no me impide seguir con mi vida. Como es lógico, la dificulta; sin embargo, adapto un poco las tareas y descanso a ratos. Como soy una persona positiva, me «autoanimo» y busco la forma de distraer el dolor. Soy consciente que todo ello lo permite que el dolor no es tan fuerte como el que están sufriendo otras afectadas. Además, tengo la suerte de que mi entorno entiende la situación y colaboran, en especial mi marido y familia cercana.
    A las muchas personas afectadas, os deseo mejoría y os pido que siempre busquéis soluciones. Mucho ánimo.
    Carmen, agradecerte tu trabajo e implicación. Leo todos los correos que me envías con gran interés. Poco a poco nos iremos conociendo mejor. GRACIAS

    • Hola Pilar. Perdóname, me acabo de dar cuenta que no te contesté a tu mensaje. De verdad que lo siento. A veces no me da la vida para más y me dejo cosas… lo que nos pasa a las mujeres en general 😉
      Me alegra ver cómo has entendido esto. Realmente esa es la clave para avanzar en la fibromialgia. Es un camino difícil y yo lo que ofrezco en mi consulta es ayuda para empezar y seguimiento en el recorrido con la intención de que todas mis pacientes vayan siendo poco a poco autónomas en su vida con las herramientas emocionales necesarias para enfrentarse a lo que llegue. Evidentemente a veces es necesario tratamiento farmacológico que hay, y que debe ser individual. De corazón te agradezco tus palabras y tu tiempo para dedicarlas en este espacio. Personas como tú son muy importantes para dar esperanza a las que se encuentran hundidas en este pozo sin ver la luz. Y la luz está ahí, sólo hay que buscarla o buscar ayuda para encontrarla.
      Un beso Pilar

  8. Hola Carmen, leo todo lo.que pones, me siento tan identificada que que me hace llorar. Me.siento impotente ante todo. Tengo 57 años, me operaron hace 5 de 2 hernias lumbares . Al tener un postoperatorio malo, espezo mi camino. Me diagnosticaron artritis reumautoide y fibromialgia. Siempre he sido una persona muy activa, quizás mi mente ha puesto demasiadas veces a mi cuerpo al límite y esto sea el resultado de todo. Me siento agotada, con falta de energía y con mucho desgano. Es una lucha entre el querer y no poder.

    • Hola Isabel. Me entristece verte así. El dolor va mermando a la persona hasta hacerla débil y hay que cambiar el proceso. Es complicado pero se puede, y es importante que conectes con el mensaje porque eso significa que podemos trabajar tirando de ese hilo y reforzarte como persona. Créeme, hay solución. A veces hace falta un empujón con tratamiento farmacológico, pero otras veces hay que incluso retirarlo. es muy individual, pero lo más importante es el seguimiento estrecho, tener una persona con quien poderte comunicar que te vaya orientando en esa salida hasta que tú sola aprendas las estrategias. Cuando quieras podemos empezar. No sé donde vives, la semana que viene doy una charla en la Asociación de Valverde del Camino (Huelva) y si vivieras cerca nos podríamos conocer personalmente. Espero de corazón que te mejores. Un saludo

    • Buenas tardes Isabel. Espero que te encuentres un poco mejor hoy. La consulta la paso en Sevilla, así que te queda muy cerca si necesitaras que te atienda. Te dejo el teléfono por si quieres que te informemos. Un saludo
      Teléfono: 644 780 517 Dirección: Virgen del Valle, 2 Los Remedios. Sevilla

  9. Hola Carmen….y hola a todas las compañeras de camino….acabo de leer todo esto desde la cama…hoy también me duele y me frustra el levantarme….mi cuerpo me pide cama y mi cabeza me llama vaga….vivir en una continua lucha y contradicción …vivir con miedo al sufrimiento y a lo que dirán y pensarán los demás…he llegado a la conclusión que el cansancio y falta de energía al que me someto día a día…no es más que la consecuencia de tenerme que poner tantos Disfraces a lo largo de la vida….Gracias Carmen por ESTAR.

    • Hola Lorena:
      Gracias por tus palabras. Eso que escribes ha requerido mucha reflexión y ese es el ejercicio más difícil e importante como hemos hablado. Ya has iniciado el camino, y aunque nos queda trabajo me encanta ver que empiezas a escribir. Te voy a proponer otro ejercicio que vamos a ir trabajando desde la siguiente visita: bajar tu nivel de exigencia contigo misma. NO ERES UNA VAGA. Eres una TRABAJADORA NATA y una mujer ESPECTACULAR.
      Tenemos varias líneas de trabajo abiertas e iremos trabajando en ellas, pero una fundamental es recuperar tu autoestima mermada.
      Verás como poco a poco las crisis de dolor irán disminuyendo. Un beso fuerte

  10. Buenos días Carmen, cuando puedas, me puedes informar si tienes programado alguna charla, taller o actividad? No sé exactamente cómo funciona esto. Gracias. Un abrazo

    • Hola Isabel. Esto funciona de una forma novedosa por el tema digital: la consulta puede ser fisicamente (como tradicionalmente, vamos) o por videoconsulta por si la paciente vive lejos de Sevilla o no se puede desplazar.
      El sistema de seguimiento que no es más que tener un chat abierto la paciente y yo por una vía segura para hablar de temas confidenciales como es este. Esto es fundamental para que la paciente tenga la tranquilidad de poder comunicarse en cualquier momento por dudas, seguir la respuesta a la medicación, recaídas o alteraciones del ánimo por cualquier problema que haya tenido… es como tener a tu médico en el móvil.
      Respecto a la charla, acabo de programar la siguiente para el Lunes 25 de Marzo en el Centro de Salud de Castilleja de la Cuesta.
      Un saludo

    • En cuanto tenga el cartel, lo publicaré por las redes. Será como te he dicho el lunes 25 a las 17:30 en el Centro de Salud de Castilleja de la Cuesta. La entrada es libre

  11. Gracias . Hace poco me diagnosticaron fibromialgia y la verdad sólo el que la padece sabe lo que se siente porque el dolor es tan angustiante y como tú dices nadie te entiende . Gracias nuevamente por la info

    • Hola Beatriz. Es difícil comprender la fibromialgia pero tan difícil como entender otras patologías que afectan mucho a las emociones.
      El secreto está en saber comunicar lo que sentimos, tanto la persona afectada como el que escucha: sea el médico o un familiar.
      Una de las cosas que trabajo a fondo con mis pacientes es la comunicación y por supuesto conocer nuestras emociones para poderlas comunicar. Es algo que te cambia la vida 😉
      Me alegro que te sirva la información. Un saludo

  12. Hola doctora, bien me he sentido mal, la tipa frase todo esta tu cabeza, a veces no se si hago bien o mal pensar en mi bienestar para poder conseguir un mejor futuro, ya que soy pequeña realmente, y aun por un futuro que crear, si, es horrible que no te crean, o que simplemente te tomen a loco, es fatal, la falta de comprensión de otros en mi entorno, que esperaba q estuvieran ahí! Y horrible comprender que en lugares de amor y de misericordia no lo sintiera, creo que fue lo que mas me afecto, y bueno he luchado inmensamente por controlar mis pensamientos, dejar de estar triste y tener menos dolor. Y mis médicos, bueno siento que no estan realmente relacionados con mi enfermedad

    • Siento como te encuentras, Margarita. Realmente es difícil que te entiendan, así que no pierdas el tiempo en eso. Inviértelo en mejorarte tú, recuperar tu autoestima y sentirte bien contigo misma. Lo demás llegará solo. Si necesitas ayuda, estoy a tu disposición. Un saludo

Deja un comentario

Call Now Button